sábado, 11 de junio de 2016

Bien

Hoy es uno de esos días en los que con unas horas de soledad me doy cuenta que todo en mi vida está bien. Sí, siempre hay algo que debe ser mejorado, pero saber que mis hijos atesoran en estos momentos memorias con su padre me llena de paz. (Concierto de algún festival de Rock que en estos momentos no recuerdo el nombre y me da hueva buscar en fb)

¿Por qué le doy tanto valor a esto? Puede ser porque no tuve papá y ni Tono (pareja) ni yo, sabemos que es recordar cosas con un padre y ser influenciado por uno, porque los amo, porque me siento amada y eso es difícil conseguir por lo que he observado. No quiero ser presumida y decirles a todos que a ellos nadie los ama, pero creo que muy pocos nos sentamos a razonar  “las cosas son buenas hoy, me siento amada o amado”

No quiero ponerme muy sentimental, no quiero volver esto un escrito sobre superación, amor y paternidad, pero en serio, cuántas veces nos sentamos a pensar que HOY todo va bien. Pero no ese bien conforme, ese “bien” de cajón. Me refiero a ese BIEN sin angustia y simple porque así es la paz. Y podes decir que son días perfectos, días tranquilos, días donde todos sentimos que la vida es buena y vale todo vale.

Me encanta la idea de saberme de ellos y de ser especial es sus vidas y que ellos lo sean en la mía. Poder hablar con mi madre por horas y que ella siga conservando esa eterna paciencia de escucharme, porque cuando mi madre me escucha parece que puedo arreglar el mundo y todo va bien. Cuando me reúno con mi madre somos perfectas, las dos lo sabemos todo y las soluciones a todo. Ella sabe de mi ansiedad por lo estúpida que encuentro la humanidad y solo necesito sacar y me escucha. Ella sabe y es ahí donde de nuevo me digo “las cosas son buenas hoy”

Pero lo que de verdad no entiendo es ¿por qué si la gente no te conoce te pide solicitud de amistad en fb? ¿Me volví famosa acaso? Ahorita mientras escribo esto, me pide solicitud un tipo que trabajaba en la Cervecería y tiene cara de idiota. En serio, las cosas no están bien para alguien que le pide solicitud de amistad a una persona que no conoce, solo porque es amiga de otra persona que si conoce. Se arriesgan al desprecio ¿acaso eso no les causa vergüenza o angustia? quién va a un restaurante y se sienta en la mesa de otros y les pide su amistad y…. no sé, ese no es mi estilo.  ¿Acaso no ven las noticias? Él no sabe si soy secuestradora o vendo órganos. Y de paso es religioso, de verdad, no saben a quién le piden solicitud de amistad. Ya muchas amistades he perdido por que no sigo su religión, como para ganar nuevos enemigos.

Ya le negué la solicitud ¿quién pide una solicitud de amistad a las 11:33 de la noche? No existe acaso un capitulo o versículo en la biblia que diga “no te relacionaras con mujeres casadas y ateas que no conozcas después de las ocho de la noche” Me imagino que no, ni antes de esa hora. De paso amante del futbol.

Pero volviendo al tema de que las cosas son buenas hoy, si no le aceptas o pedís solicitud de amistad a gente que no conoces, podes aumentar la posibilidad de que las cosas sigan siendo buenas hoy, porque entonces no aparecerá en tu muro todas esas ideas, indirectas, frases y artículos que no te interesan; por que si no conoces a esa personas es obvio que no tenes nada en común con ella y si fuera lo contrario que incomodo comentar algo con alguien que no conoces físicamente. Eso es soledad.

Y por cierto, para que las cosas sigan siendo buenas hoy o mañana respecto a este blog, le cambie el nombre y le quite todos los correos electrónicos a los que se dirigían, si alguien descubre este blog algún día espero que sea alguien que no me conozca y piense que seguro es una estúpida escribiendo cosas al azar, porque eso es este blog.   La idea es que yo no tenga que sentir vergüenza dentro de algunos años y borrar todo lo que he escrito, como lo hago con todo lo que escribo. Hoy no me esforcé, puede que mañana o dentro de unos meses, la verdad no soy constante ni conforme con lo que hago más o menos bien.

Pero igual sentiré vergüenza, pero igual tengo ganas de disculparme por mi ortografía, de todos modos acá no van a encontrar literatura o poesía, esto es para mí. Para sacar, para expresar, criticar o divagar. ¿Todos los hacemos verdad? 

Dicen que muchas de las enfermedades como piedras en la vesícula, gastritis, ulceras es por guardarse las cóleras, las opiniones y las estupideces de los demás y yo, como no me guardo nada no tengo enfermedades de ese tipo y quiero seguir así, pero lo haré de esta manera, así no siento que abuse del cerebro de algún idiota que no piensa, que no actúa, que no aplica, que no es dinámico o dinámica. Me refiero a los dos sexos, este escrito no tiene destinatario, bueno, por mi mente pasa mucha gente, pero no hay un estúpido o estúpida en específico.

Soy tan tonta (nombre que le pondremos en este blog a una persona exigente, por que no quiero ser presuntuosa) entonces soy muy dura para criticar a la gente y luego de hacer todo para hacerlos mierda me arrepiento. Me siento mala persona y no quiero sentirme así, saber que enfermedad puede derivar de hacer ese tipo de cosas. Siempre me queda la impresión de que al final de una época estudiando o trabajando con gente la imagen que guardan de mi es de miedo, respeto y tolerancia, como si se tratara de aguantar un día de mucha lluvia con granizo o un día de mucho sol y calor.

Entonces, como el objetivo es que los días “sean buenos hoy” voy a buscar opciones para descargar todo ese tormento en este lugar, snapchat o pintar. En lugar de dejar en las personas un mal recuerdo. Y no porque los demás me importen, la verdad al final de la vida o en medio de ella, acostada en tu cama esas personas no existen, viven su vida y tú estás pensando “que se cree ese hijo de puta, pero de cagarme en el tengo” y me digo a la vez ¿por qué esa necesidad? Mejor dejo que ellos también tengan un buen día hoy. Aunque sigan siendo mierda, pero con un buen día.


Mis hijos están disfrutando, igual mi esposo, yo estoy sana (recién operada pero sana) ¿qué más quiero? Que se jodan los estúpidos, hoy todo va bien.

lunes, 20 de abril de 2015

LAS ELECCIONES


Mi madre me crió con un sentido de la responsabilidad drástico, con esto quiero decir que todo lo bueno y malo que suceda a mi alrededor depende de mis decisiones, si algo sale bien es mi responsabilidad y si algo sale mal sigo intentándolo, así que jamás estoy satisfecha. 

No me permito tener valores a medias. No puedo decir que estoy en contra del abuso si paso las navidades con esa amistad o familiar vicioso y violento. No soporto a la gente que se esconde detrás de los vicios para agredir a los demás o para no ser productivo.

Soy una persona activa en mi sociedad y en mi trabajo, solo trabajo con  clientes que manejan la misma ética profesional que yo aplico con mis proveedores y empleados.

Entonces este es mi aporte al país, decirle a la sociedad que no voy a permitir que mi familia, mi empresa o mi círculo social sea uno más de todos los círculos disfuncionales que ya existen.

Si ustedes enfocan este sentido de responsabilidad a cada aspecto de su vida afectaran a la sociedad de alguna manera y a largo plazo al país, porque estoy convencida, que cuando dejemos de hacer responsables a los demás de nuestras insatisfacciones nos daremos cuenta que las elecciones de este año o de cualquier época realmente no importan porque a estas alturas sabemos que un político o institución no resolverá en 4 años lo que requiere disciplina y trabajo de todo un pueblo que desde el individualismo repara lo que no funciona pues es la única forma de prevenir el abuso de poder.

Pero esto ustedes ya los sabían, no existe nada nuevo que yo pueda decirles acerca de la política, votar o no votar, tampoco intento imponer mi estilo de vida como el único y verdadero, yo solo intento ser la mejor persona que puedo ser.

Mi obsesión por la responsabilidad se debe a que NO SOY VICTIMA DE NADIE, yo no quiero pasar la vida quejándome y culpando al gobierno de todo, cuando a estas alturas de mi vida he comprobado que puedo cambiar mi entorno y que cada una de las cosas que yo haga o deje de hacer afecta a los demás y los mueve.

El propósito es que reaccionen y cambien su entorno haciéndose preguntas como:
¿Soy víctima de este gobierno?
¿Soy víctima de la herencia de otras generaciones? 
¿Cómo voy a trascender en la vida?
¿Qué situación o problemática puedo controlar?
¿Qué estoy haciendo para cambiar mi realidad?
¿Cómo afecto con mis decisiones o la falta de ellas a los demás?
¿Cómo puedo aportar a mi país con un plan a largo plazo desde donde estoy sentado?

Finalmente les comparto una frase de una mujer que hizo pensar a la gente.
«La gente que pide constantemente la intervención del gobierno está echando la culpa de sus problemas a la sociedad. Y, sabe usted, no hay tal cosa como la sociedad. Hay individuos, hombres y mujeres, y hay familias. Y ningún gobierno puede hacer nada si no es a través de la gente, y la gente primero debe cuidar de sí misma. Es nuestro deber cuidar de nosotros mismos y después, también, cuidar de nuestros vecinos».
Margaret Thatcher


jueves, 6 de noviembre de 2014

domingo, 12 de mayo de 2013

Creo que vuelvo a escribir

Hace mucho no escribo, parece importante hacerlo en momentos de sensibilidad; hoy es un día perfecto pues me siento frágil y enamorada ...

Debería existir un programa que recibe las señales de mi cerebro y las ponga en papel, las ideas no se perderían y seguro ya tendría un libro; no perfecto.....  pero si tendría mucho material.

Siempre esta a la sombra la mala ortografía, la gramática, la sintaxis de las palabras, pero si pienso en eso nunca escribiría, veo en muchas personas la capacidad de transmitir historias y que presumen de perfecta ortografía pero no hacen nada o no dicen nada por demostrarlo.

Si alguien no gusta de mi pésima ortografía pues que no me lea; pero me atreví a sacar lo que llevo dentro por pequeño que sea para otros pues si espero a escribir algo grande jamas le daría importancia a ninguno de mis pensamientos y restarse importancia es la muerte lenta.

Veo mis antiguas publicaciones y siento vergüenza,  es basura pero ahí están para bien o para dar asco ahí están; no espero que todo el mundo me acepte, ya no, sin embargo creo que si voy avanzando en conocimientos este escrito también editado mil veces me dará vergüenza dentro de un año.

Esa será la última vez que edite este documento...... que sea un recuerdo de lo que era.



lunes, 2 de abril de 2012

COCINAR ES UN SENTIMIENTO



Si, cocinar es un sentimiento, cuando decides cocinar es porque sientes que lo puedes hacer, que quieres hacerte sentir bien, que quieres acariciar una parte de tu cuerpo al que no llegarías de otra forma que no sea mandándole deliciosos manjares hechos por ti mismo.

Una tostada con jalea es suficiente, si tu inspiración te dijo que eso es lo más maravilloso que podrías hacer en ese momento, una tostada con jalea puede dibujar una hermosa sonrisa si la haces con mucho empeño, como quien pinta un lienzo, como quien diseña un edificio, como quien canta o compone una canción.

Por eso la comida chatarra tiene tantos preservantes, tantos condimentos, tantos saborizantes pues tratan por todos los medios de llenarles de sentimientos, de esos sentimientos que tienen las comidas hechas en casa. 

Y, ¿porqué nos gusta tanto la comida chatarra? si lo mejor es la comida casera, pues porque atiborrándonos de ella buscamos esos sentimientos que dejamos en la cocina de nuestra madre, negamos creer que podemos crear replicas de tan deliciosos manjares; un biberón, una sopita, un panito con mantequilla, un huevito duro con sal, una tortilla con queso o memela (tortilla recién hecha amasada con el queso para entretener a los niños en lo que esta la comida) todas esas delicias tan simples rebuscadas en comida rápida y no caemos en cuenta que la clave está  en regresar a la cocina, ponerte tu delantal, lavarte las manos, (importante lavar las manos, se aleja las vibras agenas a los alimentos y los buenos sentimientos) reducir tu velocidad a una armoniosa lentitud y experimentar; si es con música mejor, no celulares, no lagrimas, no enojos solo las verduras, los condimentos, las carnes, las semillas, los aromas y tu amor.

Son inimaginables la cantidad de combinaciones que te dan las especias, las mieles, las mostazas, los vinos o la simple sal, la magia de zanahorias horneadas con miel, la dulzura de un arroz con leche (como ingrediente secreto leche condensada).

Nunca cocino triste, enojada pero si quieres un sentimiento para cocinar esta la nostalgia pero el mejor es enamorada, no conozco platos deliciosos con la mente llena de dolor simplemente no me salen bien, los platos con tristeza son solo platos, son solo fideos, son solo carnes; no son aromas, no son jugos rebosantes de amor no son más que……..comida, mas no alimentos; si las cosas se hacen con amor alimentan mas; estoy segura de eso porque para mí llevan esa vitamina especial a la que aun no le he puesto nombre, pero te hace cerrar los ojos y suspirar, desear mas y pensar que jamás quisieras dejar de comer esas comidas por las que después solo quiere sonreír, hacer sobremesa y pasar al postre, compartir tus pensamientos y muchas veces hasta tus sentimientos más profundos.

Se ha hecho mucha publicidad a la comida y a los efectos de esta como: Agua para Chocolate, Chocolate etc. y no están lejos de la realidad; así como cada persona se inclina por ciertos alimentos así es el sabor que debe tener la comida así debe ser preparada con amor para cada persona; el cocinar para toda la familia va desde darle esos sabores especiales que les une asta servir las porciones exactas que les complazcan, la presentación del plato, la combinación de las texturas el sentimiento es lo que le da la vida a la comida es lo que te rige y te dice como hacerla y como servirla; no hay normas aunque si las han escrito pero  de nada sirven si no hay sentimientos.

Hay comidas con las que dan ganas de romper las normas de educación, existen comidas que como con las manos pues es como ingresar las texturas por medio de mi tacto, el tenedor me lo hace impersonal y frio como mi preferido pastel Marbella; que poca gente tolera por lo empalagoso, la pizza hecha en casa la como con la mano pero la de comida rápida con tenedor (curioso no lo había razonado hasta ahora) es probable que no quiera transmitir a mi tacto los sentimientos de otra gente y es probable que por eso hace mal tarde o temprano pues lleva tantos sentimientos diferentes, de personas que no conoces y no se sabe que sentimientos carga en el alma.

Saben porque los lugares nuevos siempre tienen la mejor comida y después decae? Pues no es por que bajen la calidad, las porciones o la cantidad; ahora creo sinceramente que es por que como al principio todo es nuevo las personas están frescas, contentas y positivas por el nuevo trabajo pero según la mala o buena administración los ideales y los sueños se van apagando y ahí donde reside el éxito de toda empresa de comida; ten felices a tus empleados y mas a tus cocineros y ellos les darán esos sentimientos en tu comida a la gente que atiende y así siempre tendrás clientes.

Cuando recibas comida un simple GRACIAS! es perfecto, sentarte cuando te lo sirven es maravilloso y saborear despacio es un halago para quien se tomo el tiempo de cocinar; no es necesario grandes alabanzas aunque jamás serán despreciadas si el sentimiento es genuino.

Cuando era niña servirme limones con sal era ser intrépida, comer frutitas rojas de los arboles mi único alimento; siempre busque la forma de hacerme algún plato especial que solo yo pudiera servir pero jamás me creí capaz de crear nada tan extraordinario como lo hacia mi madre y mi abuela, nadie nace sabiendo y con el tiempo y la necesidad aprendes a crear tus propias técnicas hasta creerte capaz de hacer replicas de esos deliciosos platos que solo consumías cuando visitabas a tu abuela.

Pero hay una cosa que es cierta nadie disfruta tanto la comida como cuando se la hace otra persona que le ama, todos necesitamos ser consentidos; no tiene que ser algo muy elaborado, un té, un café, una tostada con jalea es suficiente si es con sentimientos.

Si mi cabeza hace ruido no cocino cosas elaboradas un té primero está bien, cocino con el corazón es como hacer el amor una expresión física del amor más puro.