lunes, 20 de abril de 2015

LAS ELECCIONES


Mi madre me crió con un sentido de la responsabilidad drástico, con esto quiero decir que todo lo bueno y malo que suceda a mi alrededor depende de mis decisiones, si algo sale bien es mi responsabilidad y si algo sale mal sigo intentándolo, así que jamás estoy satisfecha. 

No me permito tener valores a medias. No puedo decir que estoy en contra del abuso si paso las navidades con esa amistad o familiar vicioso y violento. No soporto a la gente que se esconde detrás de los vicios para agredir a los demás o para no ser productivo.

Soy una persona activa en mi sociedad y en mi trabajo, solo trabajo con  clientes que manejan la misma ética profesional que yo aplico con mis proveedores y empleados.

Entonces este es mi aporte al país, decirle a la sociedad que no voy a permitir que mi familia, mi empresa o mi círculo social sea uno más de todos los círculos disfuncionales que ya existen.

Si ustedes enfocan este sentido de responsabilidad a cada aspecto de su vida afectaran a la sociedad de alguna manera y a largo plazo al país, porque estoy convencida, que cuando dejemos de hacer responsables a los demás de nuestras insatisfacciones nos daremos cuenta que las elecciones de este año o de cualquier época realmente no importan porque a estas alturas sabemos que un político o institución no resolverá en 4 años lo que requiere disciplina y trabajo de todo un pueblo que desde el individualismo repara lo que no funciona pues es la única forma de prevenir el abuso de poder.

Pero esto ustedes ya los sabían, no existe nada nuevo que yo pueda decirles acerca de la política, votar o no votar, tampoco intento imponer mi estilo de vida como el único y verdadero, yo solo intento ser la mejor persona que puedo ser.

Mi obsesión por la responsabilidad se debe a que NO SOY VICTIMA DE NADIE, yo no quiero pasar la vida quejándome y culpando al gobierno de todo, cuando a estas alturas de mi vida he comprobado que puedo cambiar mi entorno y que cada una de las cosas que yo haga o deje de hacer afecta a los demás y los mueve.

El propósito es que reaccionen y cambien su entorno haciéndose preguntas como:
¿Soy víctima de este gobierno?
¿Soy víctima de la herencia de otras generaciones? 
¿Cómo voy a trascender en la vida?
¿Qué situación o problemática puedo controlar?
¿Qué estoy haciendo para cambiar mi realidad?
¿Cómo afecto con mis decisiones o la falta de ellas a los demás?
¿Cómo puedo aportar a mi país con un plan a largo plazo desde donde estoy sentado?

Finalmente les comparto una frase de una mujer que hizo pensar a la gente.
«La gente que pide constantemente la intervención del gobierno está echando la culpa de sus problemas a la sociedad. Y, sabe usted, no hay tal cosa como la sociedad. Hay individuos, hombres y mujeres, y hay familias. Y ningún gobierno puede hacer nada si no es a través de la gente, y la gente primero debe cuidar de sí misma. Es nuestro deber cuidar de nosotros mismos y después, también, cuidar de nuestros vecinos».
Margaret Thatcher


No hay comentarios: